Soy  Fabiola Cuervo,  abogada, estudiosa, divulgadora, mi pasión es el respeto hacia los derechos de los niños, la psicología, la neurociencia y compartir los conocimientos con los demás.

Fabiola Cuervo

Coach Facilitadora

Mamá de dos grandes almas: Roberta y Nicolas.

Como la mayoría de las madres Fabiola ha vivido momentos de crisis en su rol de mamá. Sin embargo hay un episodio que marcó su maternidad y su forma de vivirla, a su hijo le detectaron un tumor maligno a los dos años de edad. Lo que la llevó a pensar “quiero que mi hijo sea feliz en el tiempo que “le quede de vida””, y fue así que se prometió nunca más regañarlo o castigarlo. Desde la detección del tumor a la operación donde se lo quitaron, pasó menos de una semana. Hoy Nicolás es un niño sano.  Agradecida con la vida, recordaba la promesa de “nunca más regañarlo o castigarlo” y así fue que se dio cuenta de que no sabía cómo lograrlo, no sabía cómo  dejar de gritar para que parara o cambiara un comportamiento inadecuado sencillo y cotidiano como: “Deja de brincar en los sillones”  ¿Cómo lograría que cooperara  sin condicionar o negociar con la tele? 

Desde entonces se dio a la tarea de instruirse, buscar alternativas a la crianza tradicional, a la educación que surgía de su interior y que mientras más leía artículos, libros, etc, confirmaba que hacía daño.  Así continuó inscribiéndose a cursos, talleres, diplomados y especializaciones, ahora estudia una maestría en neurociencia.  Todo lo que se ha preparado, la ha encaminado a ser una mujer que quiere cumplir su promesa, y con esto ha cambiado su relación y conexión con sus hijos.

Actualmente Fabiola tiene espacios de reflexión con otras mamás que, como ella, hoy son conscientes   que pueden hacer las cosas distintas. Conocedoras que la realidad es la que es, en estos espacios de encuentro, se “re– conocen” como mujeres y como madres. En estos espacios han encontrado una respuesta como prioridad en el educar y acompañar; cambiando el enfoque de modificar la conducta de sus hijos por reforzar el valor que se está trasgrediendo al hacer la conducta inadecuada.

De esta forma, Fabiola hoy identifica como su pasión el conocer las etapas evolutivas del ser humano, en especial desde la concepción hasta los 12 años. Compartir estos conocimientos, para apoyar a m/padres   que les interese conocer y reconocer que pueden esperar de sus hijos de acuerdo con su edad y no exigirles habilidades que aún no pueden hacer por no tener el desarrollo físico y/o emocional adecuado para hacer dicha actividad, es un qué hacer para ella.  Confía que compartir información de esta índole puede aportar a difundir una crianza respetuosa y así generar un cambio generacional en la forma de educar.