Soy Guadalupe Navarrete deportista de corazón, esposa, madre de 3, hija, hermana y amiga. 

Guadalupe Navarrete

Coach Facilitadora

Su maternidad llegó en un momento cúspide de su vida profesional, en el trabajo que siempre había soñado y con la fortuna de tener el respaldo para “flexibilizar” sus horarios y poder vivir la maternidad y continuar su desarrollo profesional. Durante los primeros 2 años vivió con poco tiempo para aclarar las dudas comunes de las madres primerizas, resolviendo y reaccionando más que respondiendo y conociendo las necesidades de su hija Bárbara y así va creciendo en la maternidad en una semi ignorancia, siendo la mejor mamá que podía ser entre la responsabilidad del trabajo, la casa y la familia.

Dos años y medio más tarde llegó Amanda y ahora como madre de dos con un poco más de experiencia surgen más dudas; el camino no parece más sencillo, a pesar de estarlo recorriendo por segunda vez. Más responsabilidad, más trabajo, menos tiempo para ella, para su pareja… Se resistía a dejar de trabajar. ¿Lo había hecho bien hasta ahora, o no? Su intuición le pedía más tiempo y atención a sus hijas, (su esposo también) pero se resistió hasta la llegada de Bruno quien llegó a completar la familia y regalarle el tiempo y la conciencia de ser madre.

Hasta ese momento tuvo el tiempo para mirarse y  vivir  la gran labor de ser  madre de 3. Una niña de 4 años, otra de un año nueve meses y un recién nacido. Vivir ese momento desde un lugar único, sin prisas, ni distracciones, descubrirse y encontrarse en esa nueva dimensión con mucha información y mucho que aprender… Un duelo y confrontamiento interior sobre lo que eran sus juicios de sentirse exitosa y vista.  Ahora como madre no tenía resultados inmediatos, ni reconocimiento externo. Aprender que la recompensa es interior y que el reconocimiento llegaría con el tiempo fue más complicado de lo que suena.

Buscando llenar espacios, los fue llenando de información….. como deseó haber conocido esto antes, haberse dado el tiempo de comprender y aprender sobre si misma y las etapas de desarrollo de sus pequeños, qué necesitaban de ella y cómo era la mejor manera de brindárselos a ellos.  En esta conciencia hoy quiere compartir no sólo su experiencia, sino lo leído, lo reflexionado y lo aprendido.

Hoy madre presente, coach certificada como facilitadora En Disciplina Positiva y Facilitadora del Método Paternidad Efectiva,  diplomada en Inteligencia Emocional para la familia, se ha fascinado por el desarrollo humano. Busca aportar y acompañar en su propio crecimiento a quienes han encontrado un reto en la crianza de sus hijos.